Pulse sobre la imagen para ampliar
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 


Figuras de la Corporación

 
El proceso ante el Sanedrín
Mt 26:57-68 (Mc 14:53-65; Lc 22:54-65; Jn 18:12-24).

 

 

Los que prendieron a Jesús le llevaron a casa de Caifás, el pontífice, donde los escribas y ancianos se habían reunido. Pedro le siguió de lejos hasta el palacio del pontífice, y, entrando dentro, se sentó con los servidores para ver en qué paraba aquello.  Los príncipes de los sacerdotes y todo el sanedrín buscaban falsos testimonios contra Jesús para condenarle a muerte, pero no los hallaban, aunque se habían presentado muchos falsos testigos. Al fin se presentaron dos,  que dijeron: Este ha dicho: Yo puedo destruir el Templo de Dios y en tres días edificarlo.  Levantándose el pontífice, le dijo: ¿Nada respondes? ¿Qué dices a lo que éstos testifican contra ti?  Pero Jesús callaba, y el pontífice le dijo: Te con-juro por Dios vivo: di si eres tú el Mesías, el Hijo de Dios.  Díjole Jesús: Tú lo has dicho. Y yo os digo que un día veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo.  Entonces el pontífice rasgó sus vestiduras, diciendo: Ha blasfemado. ¿Qué necesidad tenemos de más testigos? Acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué os parece?  Ellos respondieron: Reo es de muerte.  Entonces comenzaron a escupirle en el rostro y a darle puñetazos, y otros le herían en la cara,  diciendo: Profetízanos, Cristo, ¿quién es el que te hirió?
 
Escuadra Romana
Figura 1
Figura 2
Figura 3