Los Testigos Falsos en su participación en la Saeta Cuartelera

 

La celebración anual de la Exaltación de la Saeta Cuartelera, genuina de Puente Genil y que popularizaron los hermanos Manuel y Juan Hierro, tuvo su feliz y acertado alumbramiento el año 1985 al amparo de la Peña de Don Gonzalo y gracias a la iniciativa y dinamismo de unos hombres amantes de la Semana Santa de nuestro pueblo y sabedores del contenido cultural que encierra la Saeta Cuartelera inician unas veladas dedicadas a exaltar ese cante seco nacido en el mismo seno de las Corporaciones Bíblicas, el Cuartel.
 

 

Era presidente de la Peña Don Gonzalo el año 1985 el dinámico y activo Faustino Galvez Galvez cuando tuvo la feliz y muy acertada idea de concebir el proyecto de exaltación de la saeta propia de Puente Genil, y junto a personas allegadas a él, como Francisco Castillo Castillo y Fernando Matas Cejas y la propia Peña, se dispusieron valientemente a recorrer un hermoso camino digno del mayor encomio y merecedor de todos los apoyos, tanto moral, material como económico, y gracias a ellos y a la colaboración de las Corporaciones Bíblicas, se venía celebrando anualmente, esta Exaltación, habiéndose creado otra para el día de la Cruz, en la que participan pequeños de entre 4 y 12 años, en la que rigen las mismas características que la de los mayores.
 

Desde el principio nunca se quiso destacar el carácter competitivo de las Corporaciones participantes, antes bien todo lo contrario, prevaleciendo el participativo junto al ambiente cordial y fraternal que cada año reina entre todos.

Entre otras Corporaciones la de Los Testigos Falsos de Jesús ha participando desde su inicio en todas sus ediciones, siendo los hermanos Jerónimo Guillen Gil y Francisco Castillo Castillo, los encargados de exaltarlas, entre los premios conseguidos se encuentra el Capirucho en el año 1986, primer premio Vieja Cuaresmera 1.994 y el Pórtico de Jesús en el año 1.995.

 

Tras unos años desaparecida, La Corporación de Los Apóstoles y la Asociación Amigos de la Saeta Cuartelera, retoma la Exaltación, organizandola, resaltando tres cosas importantes: La Primera, es que la Exaltación retoma a su lugar de nacimiento, es decir, la Exaltación, se realizará siempre en Cuarteles o Cofradías. La Segunda, desaparece los obsequios y queda eliminados premios comparativos a la calidad de la saeta cuartelera y tercero y último, cada año y siendo guiado por la Agrupación de Cofradías, se organizará a través de una corporación, siendo homenajeado cada año personajes diferentes y que hayan aportado algo positivo a la difusión, creación y mantenimiento de nuestra saeta cuartelera.