Cuarto Sábado de Cuaresma:
Mirando al Futuro
 

Con el responsable objetivo de mantener vivas las tradiciones de nuestra incomparable Semana Santa, de transmitir el estilo, la forma y la propia idiosincrasia de la Corporación de Los Testigos Falsos, se instituye en la Corporación el Cuarto Sábado de Cuaresma para compartir nuestras vivencias con los hijos y amigos de los hermanos en edad semanantera.

 

 

Suele ser una manifestación espontánea y sincera de lo que es y supone un sábado de Cuaresma en una Corporación.
 


Las cuarteleras, las uvitas, las intervenciones con aire joven, en definitiva un espejo donde los mayores sacamos nuestras conclusiones positivas. Ellos son esa noche los protagonistas, ellos que dentro de poco tiempo tendrán que coger la responsabilidad de mantener vivas las enseñanzas recibidas.

 
También tiene esa celebración el objetivo de poder incorporar a la Corporación a esos hijos de hermanos que mantengan ese deseo de seguir con la tradición familiar, de seguir los pasos de sus mayores. En una apuesta por el futuro, ya sabemos que las personas pasan y los grupos permanecen y para que esto ocurra se necesita en todos los sitios el innegable relevo generacional. Se vislumbran posibles incorporaciones, se guardan en el recuerdo ilusiones renovadas, se viaja en el tiempo y en definitiva, se hace una gran Corporación en ese día.